Dieta Mediterránea y Salud

La dieta mediterránea, representa el modelo dietético usualmente consumido entre las poblaciones que rodean el Mar Mediterráneo. Si bien no se puede hablar de un único y exclusivo tipo de dieta mediterránea, esta reúne características comunes:

  • Cereales como arroz, pastas comunes e integrales, legumbres, frutas frescas y secas, vegetales que aportan vitaminas, minerales, antioxidantes, fibras e hidratos de carbono complejos.
  • Aceite de oliva, rico en ácidos grasos monoinsaturados. Se ha demostrado que estos ácidos grasos regulan la relación HDL (“colesterol bueno”) / LDL (“colesterol malo”), previniendo la formación de placas de ateroma en las arterias.
  • Pescado, rico en ácidos grasos poliinsaturados, especialmente los omega-3, aumentando las HDL y disminuyendo las LDL.
  • Consumo moderado de: lácteos (como yogur y quesos), huevos y carne de aves.
  • Consumo poco frecuente de carnes de cerdo, cordero y vacuno.
  • Se incluye vino (moderadamente) y condimentos como ajo, cebolla, orégano y pimienta.

La dieta mediterránea (DMed) es considerada uno de los patrones dietarios con mayor evidencia científica acumulada en cuanto a sus beneficios en salud humana, siendo cada vez mayor el interés del mundo científico en el estudio de su rol preventivo y como tratamiento en diversas patologías asociadas a inflamación crónica, como síndrome metabólico (SM), diabetes, enfermedad cardiovascular (ECV), enfermedades neurodegenerativas y cáncer, entre otras.

El concepto de DMed se popularizó como consecuencia del “Estudio de los Siete Países”, liderado por Ancel Keys entre 1958 a 1964. En este estudio se realizo un seguimiento durante 5-15 de los hábitos dietéticos de diferentes países no mediterráneos (Estados Unidos, Japón, Finlandia y Holanda) y mediterráneos (Yugoslavia, Italia y Grecia). Los resultados confirmaron una menor mortalidad por enfermedad coronaria y general y una mayor expectativa de vida en los países mediterráneos, particularmente en Grecia.

En septiembre de 2008 se publicaron en el British Medical Journal los resultados obtenidos por un grupo de investigadores de la Universidad de Florencia (Italia) quienes analizaron la incidencia de enfermedades y mortalidad en un total de 1.574.299 sujetos que mantuvieron una dieta mediterránea, durante un período de 3 a 18 años. Se demostró que la mayor adhesión a una dieta mediterránea se asocia con una mejora del estado de salud, reduciendo en un 9 % la mortalidad total, 9 % mortalidad por enfermedades cardiovasculares, en un 6 % la incidencia o mortalidad por cáncer y en 13 % un la incidencia de la enfermedad de Parkinson y Alzheimer. Estos resultados resultan relevantes para la salud pública, en particular para promocionar un modelo de alimentación parecido a la dieta Mediterránea para la prevención primaria de las principales enfermedades crónicas.

En 2010, esta dieta fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
La Dieta Mediterranea ha ganado el primer lugar en 2019 como la mejor dieta general, en los rankings anunciados por US News and World Report. En 2018, el primer lugar para la mejor dieta fue un empate entre la dieta mediterránea y la dieta DASH, que significa enfoques dietéticos para detener la hipertensión o la hipertensión.

Dra. Silvia L. Debenedetti

Dejanos tu mail.

Enterarte de las últimas novedades y nuevos programas disponibles.

Leave a Reply

Escribinos secretaria@medicinaintegrativa.org.ar